Para los niños que crecimos en el monte, que caminamos horas para llegar a la escuela, que trabajamos desde los 10 años, que nacimos en medio de bombas y balas; que soportamos infinidades de cosas buenas y malas, siempre será un motivo de alegría y esperanza abrir los ojos al amanecer.

Posiblemente sea el proyecto que mas ha dejo descubierta mi alma, es de los resultados que llenan de orgullo mi ser poder compartir con el mundo, solo quiero mostrar lo bonita que es la vida, lo bonito que es creer en algo o en alguien o aun mejor en ti, que los sueños son una lucha, que tus ideas son un conflictos, pero que hay que aprender que nunca fue buena la guerra, pero que la paz si será bonita.

En memoria de los que aun la tienen.